DE   ·   EN   ·   PT   ·   ES


Los habitantes de Capanema, descendientes de inmigrantes, buscaban una tierra fértil para instalarse. Cuando finalmente la encontraron, una compañía forestal intentó quitárselas. Con la revuelta de los colonos de 1957, los minifundistas consiguieron derrotar a su poderoso adversario.

Bauernhof

Los habitantes de Capanema pueden mirar hacia atrás, su historia es rica en acontecimientos. La mayoría de ellos son descendientes de inmigrantes alemanes e italianos, que dejaron su patria al finales del siglo XIX, esperando encontrar una parcela de tierra fértil propia. Fueron bien acogidos en Brasil, ya que este gran país, escasamente poblado, carecía de mano de obra desde de la prohibición de la trata de los esclavos en 1888.

Siguiendo esta política expansionista, el gobierno brasileño fundó la Colonia Agrícola Nacional General Osorio (CANGO) en 1943. Instaló la población en una franja de sesenta kilómetros de ancho, a lo largo de la frontera argentina, en el estado del Paraná.

La creación de Capanema en 1952

Los descendientes de esos inmigrantes - también buscando una parcela de tierra propia - se instalaron con la CANGO en el Suroeste del Paraná. Los colonos recibieron, además de la tierra, semillas y material de construcción gratis. Además, la CANGO construyó calles, escuelas y molinos. En 1952, la municipalidad de Capanema fue fundada en el ámbito del proyecto de población.

Landschaft am Iguaçu

Sin embargo, como resultando de conflictos entre propietarios no resueltos, los colonos de la CANGO no recibieron títulos de propiedad. Esto trajo problemas en los años cincuenta, cuando varias compañías forestales compraron ilegalmente los títulos de propiedad de las ya pobladas tierras y forzaron a los colonos a pagar impuestos. Esas compañías no vacilaron en emplear la fuerza para imponer sus exigencias. Eso llevó al saqueo, incendios y asesinatos de colonos, mientras que la administración de la colonia esperaba vanamente la intervención de las autoridades, que apoyaban a las compañías forestales.

La revuelta de los colonos

La situación empeoró, y en 1957, los colonos empezaron a organizar una resistencia armada contra las poderosas compañías. En Capanema, alrededor de 2’000 trabajadores agrícolas ocuparon la sede del consejo de la ciudad. La mayoría de los ciudadanos manifestaron su solidaridad con los trabajadores agrícolas, y en octubre de 1957, los rebeldes consiguieron expulsar de toda la región a los representantes de esas compañías.

Esta revuelta de colonos aseguró finalmente los derechos de propiedad por las tierras de las familias de los trabajadores agrícolas en Capanema. Pero hoy en día nuevamente el modo de vida de esos trabajadores agrícolas está amenazado. Vencerán otra vez la batalla contra los lobbies de las multinacionales agrícolas?


2010 Feinheit


Share |




FEINHEIT Grafik Zürich – CI/CD, Webdesign, Flash, Webshop, XHTML/CSS